dijous, 4 d’agost de 2011

Danubio

Mi amiga Rossella es italiana y una gran cocinera. Una vez en su casa me dio a probar este plato típico de su tierra, Nápoles, y me enamoró, así que quedó pendiente de que viniera un día a casa y me enseñara a hacerlo. Por fin encontramos el momento, y éste es el resultado. En este caso optamos por un relleno más "vegetal", pero se puede hacer con embutido, carnes, verduras... como siempre, la imaginación al poder.

INGREDIENTES:

• 550 gr. de harina (si es de fuerza, no es necesario el gluten)
• 250 ml. de leche (mitad suero, mitad leche si es posible)
• 1 cubito de levadura fresca (unos 25 gramos)
• 1 huevo
• 5 gr. de gluten
• 10 gr. de sal (2 cucharaditas de café)
• 50 ml. de aceite
• 30 gr. de azúcar

PREPARACIÓN:
• Disolver la levadura en la leche ligeramente tibia.
• En un bol mezclar la harina, la sal, el azúcar, el gluten, la leche con la levadura y mezclar hasta obtener una masa que se pueda trabajar con las manos. Una vez conseguido, cubrir con un trapo grueso para dar calor, y dejar reposar un mínimo de 45 minutos (hasta que veamos que prácticamente ha doblado su volumen).
• Chafamos la masa ya reposada con la finalidad de sacarle el aire. Vamos formando bolitas y las colocamos en una bandeja.
 • La gracia es que estén ligeramente separadas, y las dejamos reposar de nuevo mientras preparamos el relleno.

RELLENO:
En esta ocasión, rellenaremos nuestras bolitas con un sofrito de mató, calabacín, puerros y jamón de pavo.
Para elaborar el mató:  Calentamos 1 litro y medio de leche, sin dejar que hierva. Añadimos una cucharadita de sal y retiramos la nata que se vaya formando en la superfície de la olla. Cuando esté suficientemente caliente, procedemos a añadir gotas de limón (o vinagre de manzana, por ejemplo) hasta que el líquido cuaje. Lo colamos y ya tenemos listo el mató.


El líquido que sobra de la cocción (suero) se puede guardar y usar para preparar otros productos lácteos.

• Sofreímos 2 calabacines y 1 puerro grande troceados, y cuando ya estén tiernos, añadimos el mató y unos 100 gr de jamón de pavo cortado a daditos.


• Ponemos el horno a precalentar a 200º C y procedemos a rellenar las bolitas.


Podemos ver el proceso, en éste vídeo.

• Debemos colocar las bolas lo suficientemente cerca para que en el momento en que se expandan con el calor del horno, se peguen unas a otras, formando la típica malla del Danubio.


• Una vez rellenas todas, las pintamos con yema de huevo mezclada con un chorrito de aceite y sal.


• Al horno 10 minutos a 180º C y luego 10 minutos más a 160º C.

BSO: Rabbia e Tarantella, Ennio Morricone

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada